11 jun. 2009

BUSCAMOS MAS QUE UN LINDO FISICO ....



Hemos intentado comentar en INFOBAE pero como siempre terminábamos hablando de lo mismo y lo último que hacíamos era comentar sobre las notas fuimos expulsados. Por eso decidimos tener nuestro propio lugar para hablar de lo que mas nos gusta, de SEXO.

Escrito por: zoe el 25 Ago 2008 -

¿QUÉ NOS GUSTA DE ELLOS?





Cuando una mujer mira a un hombre primero que nada echa un vistazo generala su silueta, para luego centrarse en rostro, manos, espalda y forma de moverse, sin embargo, también le parecen sumamente atractivas otras zonas.


Como mujer, en el juego "qué te veo y qué me ves" las miradas delatan nuestros gustos, pues es común que el "radar" natural que poseemos identifique a un individuo que nos resulta atractivo y nos haga verlo. Es importante mencionar que el susodicho en cuestión no necesariamente debe seguir los cánones de belleza que dicta la sociedad, ya que nos puede agradar por las siguientes características: expresión del rostro, cuerpo, forma de mirar, gestos, movimientos, sonrisa, voz, manera de hablar y vestir, pulcritud y trato.


Lo que entra por los sentidos:


Popularmente se dice que "de la vista nace el amor" y algo hay de cierto en esto, por ello, es común que la gente se preocupe por su aspecto físico o por hacer visibles ciertos atributos que, se considera, podrían ser atractivos para los demás y ser útiles en materia de seducción. Cuando miramos a una persona que nos parece interesante, en cuestión de segundos la señal es registrada en el cerebro, lo que ocasiona que las pupilas se expandan y lleguen a aumentar hasta 30% su tamaño; igualmente se experimenta cierto nerviosismo. Por increíble que parezca, aún antes de que una sea capaz de percatarse que se siente fascinada por alguien, dicho órgano ya ha reaccionado.


Ahora bien, la región que con más frecuencia admiramos debido a su expresividad es el rostro, estructura armónica capaz de transmitir mensajes variados y sutilmente emocionales mediante la contracción y relajación de ciertos músculos, en particular los que rodean boca y ojos. Así, una mirada penetrante y coqueta aunada a discreta mordedura de labios o roce ligero con la lengua a los mismos, pueden ser una invitación al primer acercamiento íntimo.


Y qué decir de hombros y espalda, estructuras corporales bastante llamativas que se pueden acariciar cuando se abraza a la pareja, lo cual la relaja y le brinda tranquilidad, ya que estas zonas poseen numerosas terminaciones nerviosas que al ser estimuladas proporcionan bienestar, en tanto que para la mujer representa una forma inconsciente de asegurar la protección que le ofrece su "media naranja".


Por otra parte, hay que considerar que en la atracción que llegamos a sentir hacia el sexo opuesto tienen importante papel las líneas curvas y rectas. Las primeras son esencialmente llamativas para hombres, mientras que nosotras reaccionamos a las del segundo tipo; esto último explica por qué nos enloquece un abdomen plano, espalda, manos y brazos, zonas que además fungen como muralla protectora cuando estamos inmersas en ellas.


Conviene aclarar que no por ello rechazamos lo redondeado, pues también llegamos a sentir fascinación por glúteos abultados y fuertes debido a que son agradables a la vista y, por su forma, invitan a las caricias durante el juego sexual; pero eso no es todo, pues durante el coito (penetración) muchas mujeres los toman con sus manos para empujar la pelvis masculina contra la propia, con lo que facilitan el roce del clítoris. Además, en su zona superior son más sensibles, por lo que si se les proporciona masaje disminuye la tensión en la espalda y se irriga mayor cantidad de sangre hacia testículos y pene, lo cual le permite una buena erección.


Ahora pasemos a la zona genital, que es la región tabú por excelencia, pues aunque muchas féminas admiten que es en la que menos se fijan, basta que un hombre utilice prendas que la marquen para atraer la atención de cientos de ojos femeninos.


Un elemento que no podemos olvidar es la textura de la piel, pues aunque sabemos que la epidermis del hombre es más gruesa, siempre es grato al tacto que ésta sea suave; asimismo, a muchas mujeres les parece sumamente excitante que ésta posea gran cantidad de vello, específicamente en pecho y brazos, pues se considera muy varonil. Y en cuanto al olor, es indispensable que sea agradable porque resulta totalmente seductor, además de que es signo de pulcritud y cuidado personal.


Y para cerrar el cuadro no puede faltar el sentido del humor, el cual no sólo es bueno para mantener buen estado de salud, sino también para desarrollar habilidades en el arte de la conquista; prueba de ello es que muchas mujeres preferimos un hombre divertido, aunque no sea un "Adonis", a uno con bíceps muy desarrollados y que nos duerma con su plática.


Cabe destacar que no sólo lo físico es importante, pues también es fascinante que un hombre tenga carácter fuerte, seguridad, inteligencia, habilidad seductora, sea caballeroso y puntual, pues aquellos que son fanfarrones, quieren ser el centro de atención, no tienen iniciativa y, además, son conflictivos y holgazanes, dan flojera.


Karina Galarza Vásquez


fuente: http://blogs.clarin.com/

NO DEJES DE LEER "LAVANDO TRAPITOS SUCIOS"... EL MUNDO DE LOLI!!!

0 comentarios: